Madrid, 6 de septiembre (Ibercine).- El Festival Internacional de cine de San Sebastián reducirá en su 68 edición de este año el aforo de sus salas de proyección, el número de películas, 65 menos que el año pasado, y no dará acceso al público a la alfombra roja en el marco de un amplio protocolo de medidas preventivas contra la propagación de la pandemia.

“Como tantos otros eventos en 2020, el Festival de San Sebastián no podrá celebrarse en las mismas condiciones que en los años anteriores” explicó en un comunicado la dirección del festival, que ese año se celebrará del 18 al 26 de septiembre.

El festival precisó que la pandemia COVID-19 obligó a adaptar el certamen de clase A “con dos objetivos prioritarios: en primer lugar, crear un espacio seguro, y, en segundo, proponer una experiencia cinematográfica lo más agradable posible”.

La reducción del aforo afectará también a las conferencias de prensa, sesiones fotográficas y presentaciones y será mayor o menor dependiendo de cada una de las salas.

La mayoría de las actividades dirigidas a la industria cinematográfica y de la nueva área de Pensamiento y debate se llevarán a cabo además en formato online, reservando el formato presencial para las proyecciones, indicó el festival.

Las salas de cine serán desinfectadas entre sesiones y se suprimieron dos sedes, el velódromo y el Museo San Telmo así como eventos sociales como las fiestas de inauguración y de clausura, la fiesta del cine vasco y cócteles.

Entre las medidas figura también la celebración sin público de las alfombras rojas, la compra online de entradas numeradas para evitar contagios y favorecer la trazabilidad y el uso obligatorio de la mascarilla en todo momento.

“El Festival hará un esfuerzo especial para que sus actividades puedan seguirse a través de su página web”, subrayó el certamen que coordinó sus protocolos con el Departamento de Salud del Gobierno Vasco.