David del Río

San Sebastián, 19 de septiembre (Ibercine).- El Festival de San Sebastián fue el escenario hoy del estreno de “Raphaelismo”, una serie documental original de la plataforma Movistar+ sobre el divo de la música “Raphael”.

El primer capítulo de la serie sobre el “incombustible” artista español fue exhibido este domingo en el marco de la Gala Movistar+ de la 69ª edición del Festival Internacional de Cine de San Sebastián, celebrada en el Teatro Victoria Eugenia.

El “Divo de Linares” es el alma de la serie documental de cuatro episodios de la plataforma española Movistar+, sobre sus más de 60 años de carrera artística, que el artista quiere prolongar.

“No me bajaré del escenario en varios años porque me enloquece y me gusta. Si Dios quiere y la pandemia nos deja, habrá muchas cosas nuevas mías” ha declarado Raphael a la prensa en el estreno en San Sebastián.

El cantante y actor dejó claro que quiere seguir en activo en ambas facetas, la música y el cine.

“Yo no me bajaré del escenario en varios años, porque me enloquece (…) Me gusta que la gente pueda ver en mi muchas facetas, que las tengo. O sea que, si Dios quiere, y la pandemia nos deja, va a haber muchas cosas nuevas de Raphael” comentó a los medios.

La serie se estrenará en 2022 y es “un retrato íntimo que ahonda en los éxitos, secretos, miedos y sueños del artista, con material audiovisual inédito, que lo convierten en el primer y único documental con la implicación directa del propio Raphael, su familia su familia, RLM y Universal Music Spain”.

Entre otras cosas, revela que el cantante sufrió cuando era joven un colapso nervioso en Las Vegas.

“Lo que hace diferente a este proyecto de cuatro episodios es la implicación del propio Raphael y el acceso a un ingente archivo fotográfico y audiovisual inédito, cedido por la propia familia” resaltó un comunicado de la producción de la serie.

Charlie Arnaiz y Alberto Ortega de Dadá Films & Entertainment -nominados al Goya por Anatomía de un Dandy (2020)- son los creadores de la serie documental que también dirigen y producen.

El documental fue rodado en Madrid, Barcelona, Málaga, Linares (Jaén), Tamajón y El Cubillo de Uceda (Guadalajara), Benidorm (Alicante), México, Miami y Los Ángeles.