Bogotá, 28 de marzo (Ibercine).- Un total de 25 largometrajes y 34 cortometrajes pueden verse presencialmente y al aire libre, en la edición especial del FICCI INTERRUPTUS que el Festival Internacional de Cine de Cartagena de Indias presenta en la ciudad colombiana cada noche de luna llena a partir de este domingo 28 de marzo y hasta el 24 de junio.

Los largometrajes proceden de México, Cuba, Venezuela, Argentina, Colombia, España, Chile y Costa Rica, entre otros países informó el festival en un comunicado.

Adicionalmente, cada noche de luna llena el FICCI INTERRUPTUS proyectará sus programas de cortos: Muestra Cine Afro, Muestra Cine Indígena, Tierra Adentro, Cortizona, Cortos de Aquí y Onda Corta.

“El FICCI INTERRUPTUS no es un reto fácil ni una edición sencilla. Es un Festival en el que reaccionamos a una circunstancia única y adversa para la cultura, una edición que no está creada en condiciones de libertad pero de gran resistencia y que supone negarnos a desaparecer y apagarnos”, afirmó el director artístico del Festival Internacional de Cine de Cartagena de Indias, Felipe Aljure.

“Es más fácil irse a la virtualidad pero creemos en la necesidad de lo colectivo y reivindicamos ese espacio colectivo para reunirnos en torno a las películas, que es donde el ser humano está en su esencia”, agregó.

La edición especial FICCI INTERRUPTUS también tendrá sesiones el 24 de julio, el 22 de agosto, el 21 de septiembre y el 20 de octubre, pero dados los cambios permanentes a los que obliga la pandemia del coronavirus Covid-19 tanto a nivel logístico y también en lo referido a la distribución y ruta de las películas, el certamen colombiano revelará más adelante la programación prevista para esas noches de luna llena.

Entre los largometrajes que podrán verse en FICCI INTERRUPTUS está la cubana “Agosto”, de Armando Capó; la venezolana “Érase una vez en Venezuela”, de Anabel Rodríguez; la mexicana “Sanctórum”, de Joshua Gil; “Los sonámbulos”, de Paula Hernández, coproducción de Argentina y Uruguay y “Ceniza negra”, de Sofía Quirós Úbeda, coproducción de Costa Rica, Francia, Argentina y Chile.

También, la española “Madre”, de Rodrigo Sorogoyen; la coproducción hispano-chilena “Blanco en blanco”, de Théo Court y las colombianas “El segundo entierro de Alejandrino”, de Raúl Soto Rodríguez; “Yo soy otro”, de Óscar Campo; “Te lleva el diablo”, de David Covo; “La casa de mama Icha”, de Óscar Molina y “La niebla de la paz”, de Joel Stängle.

El festival también rinde tributo a aquellas personas que, además de tener una brillante trayectoria dentro del mundo del cine, se han destacado, por sus aportes a la cultura y por su humanismo y en el mes de marzo el primero de los reconocimientos del FICCI INTERRUPTUS será para Terry Gilliam.

“Con su inconfundible sentido del humor, su estética barroca, sus mundos imposibles y su especial irreverencia, el ex miembro de los inolvidables Monty Python, cuenta entre su filmografía con títulos tan emblemáticos como “La vida de Brian” (1979), “Brazil” (1985), “Las aventuras del barón de Munchausen” (1988), “12 monos” (1995), “Muerte y asco en las Vegas” (1998) o su más reciente “El hombre que mató a Don Quijote” (2018), una película con la que soñó por 30 años”, comentó la dirección del certamen.

En reconocimiento a su trayectoria, el FICCI INTERRUPTUS entregó ayer al cineasta norteamericano nacionalizado inglés una India Catalina de plata en filigrana.