Madrid, 11 de mayo (Ibercine).- Desde hoy lunes, y aunque la mitad de España continúa en situación de confinamiento por la pandemia, el gobierno español autorizó el reinicio de los rodajes de producciones audiovisuales bajo estrictas medidas sanitarias y de seguridad.

La autorización fue dada en la orden SND/399/2020, de 9 de mayo y apareció publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE) de España del pasado 9 de mayo.

En el documento se detalla una larga lista de medidas higiénico-sanitarias para volver a filmar. Entre otras figura que durante el transcurso de una producción audiovisual los equipos se tendrán que reducir al número imprescindible de personas y se tendrá que mantener la distancia interpersonal con terceros, siempre que la naturaleza de la actividad lo permita.

La orden especifica que si tuviese que haber contacto físico entre los actores, serán los responsables del rodaje los que establecerán las medidas necesarias, conforme con las recomendaciones sanitarias.

También se regula todo lo que concierne a medidas de protección para peluquería, maquillaje y vestuario así como los espacios para el rodaje y elementos de protección, señalización e información y controles de la temperatura de los participantes en los rodajes.

Según datos de la Spain Film Commission. en España se paralizaron más de 300 rodajes ya previstos, tanto de interior como de exterior, desde la Declaración del Estado de Alarma por parte del gobierno a mediados del mes marzo.

De acuerdo al balance detallado de la Comisión española de filmaciones, el 52 % de los rodajes paralizados eran de producciones españolas y el 48 % eran de producciones internacionales.

La parálisis “ha supuesto cuantiosas pérdidas para las empresas productoras y de servicios, y consecuencias económicas graves para los profesionales contratados al efecto” destacó la Spain Film Commission que ha publicado una Guía de buenas prácticas para rodajes seguros“.

Para fomentar el retorno de los rodajes internacionales el Gobierno español aprobó recientemente un aumento de los incentivos fiscales que se conceden para filmar en España y que colocan al país entre los más competitivos del mundo de acuerdo a la Spain Film Commission, la comisión española de filmaciones.

En un comunicado, la Spain Film Commission, precisó que a partir de ahora el porcentaje de devolución aumenta del 20 al treinta por ciento para el primer millón de euros y al 25 por ciento para el resto del gasto en España.

El límite de reembolso máximo quedó establecido en diez millones de euros, diez millones ochocientos mil dólares.

“Con esta reforma, España se posiciona como un destino de rodajes muy competitivo y rentable para la industria internacional y, entre ellas, la norteamericana” estimó la Spain Film Commission.