David del Río. Biarritz

2 de octubre (Ibercine).- El cortometraje “El Silencio del río” comenzó su preparación para la larga carrera hacia el Premio Óscar al mejor corto para el que fue seleccionado tras su reciente triunfo en el Festival de Calgary (Canadá) explicó su directora, la joven cineasta peruana Francesca Canepa, quien lo presentó hoy en el 29 Festival de cine latinoamericano de Biarritz (Francia).

“La semana pasada ganamos el Gran Premio en el Festival de Calgary por lo cual ahora somos candidatos a los Óscares, entonces hay que empezar una campaña para ver como llegamos hasta allá. Es algo caro y complicado” comentó Francesca Canepa en entrevista con Ibercine en el marco del Festival Biarritz, en el que compite.

La directora explicó que está buscando contratar a un relaciones públicas y que tendrá que hacer proyecciones y toda una campaña en los Estados Unidos para tener posibilidades de superar las dos selecciones posteriores en las que, de los 80 cortos pre-nominados actualmente, entre los que se encuentra el suyo, quedarán tan solo cinco finalmente.

“Hay que hacer ruido para que la gente sepa que existe y tenga interés en verlo” comentó la cineasta peruana, afincada actualmente en Madrid.

Canepa explicó que habló para pedir ayuda al Ministerio de Cultura de Perú, el cual se mostró dispuesto a apoyar a la promoción del corto pese a que no estuvieran previstas ayudas de este tipo.

“Creo que estamos cambiando la historia un poco en ese sentido. Ha llegado solo un largometraje peruano al Oscar que es “La teta asustada” de Claudia Llosa. Estamos hablando también con ella (Claudia Llosa) para ver como fue su campaña y para poder aliarnos”, comentó.

“Finalmente creo que es un orgullo para el Perú poder volver a los Óscar de alguna manera y representar al Perú y que el Perú vuelva a estar en la escena internacional” subrayó.

“El silencio del río” dura 13 minutos y fue estrenado a principios de este año en el Festival de Berlín.

Cuenta la historia de Juan, un niño de 9 años que vive con su padre en una casa flotante en el Río Amazonas. Según su directora y guionista de la película, en el filme “los hombres dialogan con la naturaleza, los días con las noches, los sueños con la realidad, los niños con los padres”. “Es también un cuento iniciático en el que el paso a la edad adulta se hace, literalmente, “viviendo sus sueños”, precisó.

La directora peruana ganó en 2017 el premio al mejor cortometraje iberoamericano en el Festival de cine de Guadalajara (México) con su primer corto, “Aya”. Desde entonces no ha dejado de participar en Festivales internacionales en los que ha obtenido numerosos premios.