Madrid, 15 de enero (Ibercine).-   Las actrices ganadoras de un Óscar Helen Mirren y Olivia Colman, junto con David Harbour (de la serie Stranger Things) y Bella Ramsey (de Juego de Tronos), han puesto voz al último video de la organización no gubernamental Greenpeace para denunciar la crítica situación de los océanos.

El galardonado estudio de animación Aardman, creadores de “Wallace y Gromit”, “Chicken Run” o “La Oveja Shaun”, se ha asociado con la organización ecologista para crear un cortometraje , en el que se narran las dificultades de una familia de tortugas viviendo en un océano amenazado por el cambio climático, la contaminación plástica, la extracción de petróleo y la sobrepesca.

La película de Aardman se enmarca en la campaña de Greenpeace “Protege los océanos” con la que la organización ecologista pide un Tratado Global que proteja el 30% de los océanos del mundo para 2030.

La organización ecologista continúa en este momento realizando la mayor travesía de su historia, “De Polo a Polo”, para denunciar las amenazas que enfrenta el océano, llegando a la Antártida este mes.

La actriz Olivia Colman afirmó que “les estamos quitando su hogar a las tortugas, ballenas, pingüinos y tantos otros animales increíbles. Si no actuamos ahora, corremos el riesgo de causar un daño irreversible a nuestros océanos y perder especies para siempre”.

La actriz, ganadora de un Óscar por “La favorita” explicó de esta manera la crítica situación del fondo oceánico, tras doblar a uno de los personajes del film, cuya versión en español también ha sido doblada por reconocidos actores de doblaje.

Greenpeace destacó que aunque las tortugas sobrevivieron a la extinción de los dinosaurios y llevan morando los océanos desde hace más de 100 millones de años, hoy seis de las siete especies de tortugas marinas están incluidas en la lista roja de especies amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN).

Las tortugas carey y lora, por ejemplo, están señaladas como en “peligro crítico de extinción”, lo que evidencia que los datos son alarmantes.

De acuerdo con el informe «Tortugas bajo amenaza» que publicó Greenpeace Internacional, el número de huevos que las tortugas ponen en las playas de la Guayana francesa es aproximadamente 100 veces más pequeño que los que ponían en los 90, esto es, 200 nidos por temporada frente a los 50 mil nidos.

Junto a las poblaciones de tortugas, el resto de fauna y ecosistemas marinos también muestran claros síntomas de agotamiento, de hecho, un 59.9% de las poblaciones de peces analizadas están explotadas hasta su rendimiento máximo sostenible.

La gravedad de los cambios no tiene precedentes y 2019 ha sido el año con temperaturas más altas jamás registradas en el mar, siendo la última década la más cálida en lo que se refiere a temperaturas oceánicas, en especial los últimos cinco años. Sin embargo, menos de un 3% de nuestros mares y océanos están protegidos.