David del Río. Málaga

27 de agosto, (Ibercine).- La entrevista al cantante Pau Donés “con la muerte en los talones” en que se basa el documental “Eso que tú me das”, fue un “regalo envenenado” pero un ”canto a la vida” del vocalista de Jarabe de Palo que sigue “viviendo” a través de el, estimó el periodista Jordi Évole, director del documental estrenado en el 23 Festival de Málaga.

“La entrevista era un regalo envenenado porque por un lado sabes que te enfrentas al regalo que te hace Pau de decirte quiero que seas tú el que me haga esta última entrevista. Eso no deja de ser un privilegio, pero luego, claro, cómo encaras esa entrevista, desde qué lugar, cómo haces ese guion…” declaró en entrevista con Ibercine en Málaga Jordi Évole, a quien Donés contactó para grabar una “charla” nada convencional, la última entrevista de su vida.

“Hay un día que me llama por teléfono y me dice, Jordi, me quedan dos, tres semanas, un mes de vida, y quiero grabar antes de morirme una charla contigo. Esa llamada fue catártica” explicó Évole sobre la sorprendente llamada que recibió y de la que salió su primer documental, un testimonio final impactante del cantante, un “testamento vital”.

La charla tuvo lugar con un Pau Donés demacrado y con una voz debilitada por las secuelas de la “larga enfermedad” que padecía desde hacía cinco años.

Pese a la delicadeza del momento y a la amistad entre Donés y el periodista, los dos se mostraron “enteros” en la grabación del documental, que no incluye lágrimas de ninguno de ambos ni es “lacrimógeno” según su director.

“Una de las cosas que más me gusta de la charla en el documental que hemos hecho es que no es nada lacrimógeno (…) Nosotros llegamos a la entrevista tranquilos, serenos, relajados, ya habíamos llorado antes todo lo que teníamos que llorar” explicó Jordi Évole.

El veterano y multipremiado periodista consideró insólito e inédito el ofrecimiento del inolvidable cantante de “La flaca” de entrevistarle a las puertas de la muerte, que le llegaría tan solo dos semanas después.

“Lo que él dice en la película es que él quería dar una entrevista desde un lugar desde donde nunca la había dado, ese lugar tan singular como estar a punto de morirse. Habla desde un lugar inédito” comentó Jordi Évole.

“Yo no recuerdo a ninguna persona con una cierta relevancia pública, y Pau Donés tenía mucha, que decida en ese estado con ese aspecto de deterioro físico, decir yo quiero salir con esa imagen y ofrecer un testamento vital” subrayó.

Sobre el resultado y la intención de convocarle para hacerle la última entrevista Évole consideró que lo que hizo Donés fue “hacer un canto a la vida”.

“Y Pau que era una persona muy vitalista, creo que Pau, a través de la entrevista, hoy sigue viviendo” subrayó el periodista del grupo Atresmedia, grupo audiovisual que coprodujo el documental con Producciones del barrio, dirigido además de por Jordi Évole por Ramón Lara, con guion de Márius Sánchez y Silvia Merino.

Évole defendió que pese a una eventual semejanza de la cinta con el formato de su programa de entrevistas la película es un verdadero documental por su carácter relevante y “único”.

“Este trabajo es un documento único y se le tiene que dar una vida diferente a los trabajos que hacemos habitualmente para televisión. Yo sí creo que hemos hecho un documental por lo que tiene de documento, de documento único” subrayó Évole sobre la cinta, aplaudida largamente por el público en su estreno en Málaga.

La vida que le queremos dar es más tranquila, más tranquila que la televisiva”, precisó Évole sobre la producción, de 64 minutos, que saldrá en octubre a las pantallas de cine de las salas españolas.

“Espero que el mensaje que para mí ha sido útil también lo sea para los espectadores. Creo que cuando tú haces una entrevista siempre tienes que buscar algo más que hacer la propia entrevista, tienes que procurar que aquella también pueda servir de algo y yo creo que esta entrevista, este documental que hemos acabado haciendo, es muy útil” concluyó.