Por Adela Mac Swiney González. Enviada

Tudela, 16 de julio (Ibercine).- El debate entre lo presencial y virtual en los festivales de cine no se originó con la pandemia del coronavirus Covid-19, aunque la emergencia sanitaria sí aceleró esta reflexión, reconocieron los directores de los principales certámenes de España, en un debate moderado por el periodista español Luis Martínez.

En el marco de la tercera edición del festival de cine y series “Lo que viene”, organizada por la Asociación de Informadores Cinematográficos de España (AICE) los responsables de diversos festivales afirmaron que lo que prima ahora es la falta de certeza sobre el futuro.

Los directores de los festivales de San Sebastián, José Luis Rebordinos; de Sevilla, José Luis Cienfuegos, de manera presencial y de Málaga, Juan Antonio Vigar; y del D’A, Carlos R. Ríos, en forma telemática, participaron en la segunda jornada de “Lo que viene”, para analizar el futuro de los festivales ante la crisis del coronavirus Covid-19.

Los cuatro coincidieron en que el debate sobre si un festival de cine debe ser presencial o virtual no fue generado por el coronavirus, pero sí aceleró esta reflexión.

José Luis Rebordinos, del Festival de Cine de San Sebastián, aseguró que “el gran problema que tenemos ahora es la falta de certezas”.

Al referirse al festival que dirige, que se realizará, previsiblemente del 18 al 26 de septiembre próximos, señaló que seguramente será con aforos al 60 por ciento, con fuertes medidas de seguridad, con horarios muy complejos y con las actividades relacionadas con industria de manera virtual.

“Lo que ha hecho el Covid-19 es acelerar el proceso, estoy convencido de que tarde o temprano las películas las podremos ver en nuestra casa y en sala o en ambas”, dijo Rebordinos.

“Todo es complementario pero lo que tenemos es que buscar fórmulas porque es verdad que la pandemia está acelerando cosas, y una cosa que me preocupa mucho es que vamos a ver el cierre de muchas salas, quizá el 50 por ciento en Europa, próximamente y eso sí que es serio”, agregó el director del Festival de San Sebastián.

Rebordinos subrayó sin embargo que la próxima edición del Festival de San Sebastián se hace presencial o no se hace.

“Woody Allen va a estar allí y él no quiere su película de manera virtual”, comentó.

Según Rebordinos “no debería haber debate o pelea de lo online frente a lo presencial porque hace años ya se utilizaba lo virtual para determinadas secciones de los festivales”.

El director de San Sebastián manifestó su preocupación por la situación del sector en Estados Unidos.

“Lo que me llega de Los Ángeles pinta mal, el cine americano no va a llegar porque hay sensación de caos. Hay que buscar como vender las películas que tenemos ahora mismo en stock aunque no sean tan vendibles, pero además creo que el buen cine independiente existe si existen los grandes estrenos comerciales”, añadió.

Juan Antonio Vigar, director del Festival de Cine de Málaga, que se celebrará del 21 al 30 de agosto próximos y pospuesto por la pandemia, recalcó que “tenía que ser presencial porque es la esencia del festival, hacer comunidad con los habitantes de la ciudad y propiciar el encuentro de los profesionales”.

“Decidimos aplazar, la situación nos impulsaba a ello. Valoramos todas las opciones, incluso integrar el apartado online, pero decidimos que ese aplazamiento debía llevarse a un formato presencial porque nuestro festival sirve de encuentro a un sector y a un público y es algo a lo que no queremos renunciar”, agregó.

El director del Festival de Cine Europeo de Sevilla, José Luis Cienfuegos, certamen que se celebrará del 6 al 14 de noviembre próximos, aseveró que “estamos sorprendidos y desconcertados, pero alegres, porque estamos confirmando películas a un ritmo normal”.

“Estamos incluso confirmando la presencia de directores y directoras. Es una señal de que los festivales somos útiles, que nos necesitan” y agregó que se han centrado en lo que son las secciones competitivas del festival.

Por último, Carlos R. Ríos, del D’A Film Festival Barcelona, reconoció que el hecho de haber el certamen de manera virtual por el coronavirus “nos vino bien y si hubiéramos pensado en una campaña de publicidad para impulsarlo, no hubiera salido tan bien”.

Aunque aceptó que el coronavirus ha acelerado el proceso del debate entre lo presencial y lo virtual, el D’A Film Festival Barcelona pretende seguir teniendo invitados y quizá plantearse la posibilidad de tener un formato híbrido.

“Filmin ha sido una herramienta fundamental para el desarrollo de este festival y ha sido en esta plataforma de streaming en la que se ha presentado una selección de las cien películas que se habían programado para esta décima edición, convirtiendo el festival en un evento cien por cien online”, concluyó.