Por Adela Mac Swiney

Málaga, 22 de agosto (Ibercine).- Con una radiografía del crimen organizado en España, envuelta en una historia de amor y sueños imposibles, el cineasta español Daniel Calparsoro estrenó hoy en Málaga, “Hasta el cielo”, filme con el que compite por la Biznaga de Oro a la mejor película del Festival de Cine de esta ciudad andaluza que inició ayer.

“Es para mi un sueño estar aquí, empecé con esta película en 2013, han pasado siete años y estoy muy contento del trabajo del equipo artístico, de los técnicos”, dijo en rueda de prensa hoy en el puerto del sur de España acompañado del guionista, Jorge Guerricaecheverría y de los actores Miguel Herrán, Luis Tosar y Carolina Yuste, entre otros.

El director aseguró que para película “nos hemos inspirado en hechos reales, en algunos personajes reales. Hicimos un trabajo de indagación bastante intenso tanto a un lado como a otro de la ley”.

La película cuenta la historia de Ángel, un chico del extrarradio de Madrid cuya vida cambiará para siempre el día que conoce a Estrella en una discoteca. Tras una pelea con el novio de ella, éste le anima a unirse a su banda de robos y la escalada de Ángel será imparable para pronto convertirse en uno de los atracadores más buscados del país.

Calparsoro describió su película como “un thriller de atracos y emociones fuertes, una película sexy, lúdica y veloz, con trasfondo social y que narra las peripecias de los delincuentes criados detrás de las grúas de la burbuja inmobiliaria, detrás de las oportunidades, y que han hecho del robo un arte, una forma de llegar a los placeres y lujos que ofrece nuestra sociedad, pero que están reservados a unos pocos”.

Y subrayó sobre que “todos los golpes o robos que aparecen en ella fueron reales, nosotros los hemos ficcionado pero no significa que acabaran así”.

“Hemos intentado describir el crimen organizado patrio tal y como ha sucedido”, explicó el director.

“Hasta el cielo” cuenta la historia del sueño de todo lo uno tiene que sacrificar para alcanzarlo. “Quería contar una historia real y genuina. Hay una historia de amor pero también hay un trasfondo social”, subrayó Calparsoro.

El cineasta apuntó que entretejió en el filme una historia de amor contada con un tono muy sofisticado, con el objetivo de hacer disfrutar al espectador y entretenerle y para hacer realidad su proyecto contó con un elenco de actores que sumó tanto a profesionales consagrados como primerizos “y creo que logré el equilibrio perfecto”.

Miguel Herrán interpreta a Ángel, un chico que vive a las afueras de Madrid, en un barrio degradado, sin oportunidades y muchas frustraciones. Su historia es la esencia del guion.

Es la historia de un sueño prácticamente inalcanzable o imposible pero que la ambición de su personaje terminará por hacerlo realidad. Lo conseguirá gracias al talento y a las habilidades que desarrolla para llegar a lo más alto.

Aunque en el inicio, el largometraje está narrado desde un punto de vista muy masculino, conforme avanza el guion se va feminizando, un giro necesario para atrapar al espectador desde el principio al final a través de un ritmo agitado e intenso, aseveró el cineasta.

Además, la realidad está muy presente en la historia de estos chicos de barrio pues hay muchos jóvenes con pocos recursos que se inspiran en los sucesos que salen a diario tanto en informativos como en el cine americano hasta terminar formando parte de bandas organizadas, siendo el móvil real el optar por la vía desesperada para alcanzar todo eso que no se pueden permitir.

 

 

 

 

Estreno de “Las Niñas”, ópera prima de Pilar Palomero

Este sábado, también se presentó en Sección Oficial la película “Las niñas”, ópera prima de la española Pilar Palomero, un retrato generacional de los noventas que invita a embarcarse en un viaje nostálgico a la infancia, que también aspira a la Biznaga de Oro del certamen.

Palomero, acompañada de las actrices que componen su reparto, Andrea Fandos, Ainara Nieto, Zoe Arnao, Carlota Gurpegui, Julia Sierra y Elisa Martínez, explicó que la trama se ubica concretamente en el año 1992 porque era cuando ella tenía justamente 12 años, la misma edad de su personaje Celia.

También lo eligió porque lo considera un año clave en la historia de España, marcado por la EXPO de Sevilla y las Olimpiadas, un año en el que mientras España intentaba contar al mundo que era un país moderno y abierto, realmente la vida en los colegios guardaban muchos retazos de conservadurismo.