México, 28 de septiembre (Ibercine).- Con diez premios,  incluyendo el de Mejor Película y el de Mejor Dirección para Fernando Frías de la Parra, el filme mexicano “Ya no estoy aquí” arrasó en la ceremonia de los Premios Ariel, que se hizo de manera telemática con motivo de la pandemia del coronavirus Covid-19.

“Ya no estoy aquí” cuenta la historia de Ulises, un joven de 17 años que está inmerso en la subcultura “Kolombiana” en Monterrey (en el Estado norteño de Nuevo León) y tras un malentendido con miembros de un cártel local, se ve obligado a emigrar a Estados Unidos dejando atrás lo que más le define: su pandilla, el baile y las fiestas que tanto ama.

La película se encuentra en Netflix, plataforma que vuelve a tener presencia en los premios Ariel después de que “Roma”, de Alfonso Cuarón, ganara el año pasado 10 estatuillas en estos galardones.

La ceremonia estuvo conducida por la actriz Verónica Toussaint y el productor Roberto Fiesco y directores, productores, actores y técnicos demandaron mayor apoyo a la cultura y que no se recorten los fideicomisos al cine.

La presidenta de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC), Mónica Lozano, apuntó que “la cultura está en todas partes y no es territorio exclusivo de unos cuantos” por lo que “no debe despreciarse la producción cultural de nadie. No puede despreciarse una en función de la otra y nadie debe ser excluido”.

Sostuvo que de acuerdo con la Constitución mexicana, “la cultura es un derecho que debe ser garantizado por el Estado en su acceso y ejercicio para todas y todos los mexicanos, atendiendo a la diversidad y pluralidad inherentes al país”.

“El cine es un espejo que nos refleja como individuos y como sociedad y es también una ventana para ver el mundo. La prueba está aquí, esta noche, en la que celebramos la diversidad y el talento de los creadores cinematográficos mexicanos”, dijo.

El Ariel a Mejor Actor fue para Luis Alberti en la película “Mano de obra” del director David Zonana, mientras que el de Mejor Actriz fue para Edwarda Gurrola por “Luciérnagas”.

David Zonana ganó el Ariel a Mejor Ópera Prima por “Mano de obra”, mientras que la película “Asfixia”, dirigida por Kenya Márquez logró los dos premios de coactuaciones femenina y masculina para Mónica del Carmen y Raúl Briones, respectivamente.

El premio a la Mejor Película Iberoamericana fue para la española “Dolor y gloria”, de Pedro Almodovar, mientras que los Arieles de Oro fueron para la actriz María Rojo y la compositora Lucía Álvarez.