México, 24 de abril (Ibercine).- La película salvadoreña “Nuestra libertad”, de la cineasta Celina Escher, ganó el Premio del Gran Jurado del Concurso Iberoamericano de la 47ª edición del Festival Internacional de Cine de Seattle (SIFF) que concluyó esta semana.

El jurado del premio destacó el “testimonio cinematográfico profundamente conmovedor y visualmente impresionante de valor indomable” de la cinta salvadoreña.

El documental, en coproducción con Suecia, se centra en los esfuerzos de 17 mujeres salvadoreñas encarceladas durante décadas por abortos interrumpidos, considerados “homicidios agravados” según la ley salvadoreña.

Dirigidas por Teodora Vásquez, condenada a 30 años por un aborto espontáneo, las mujeres se unen y alimentan un movimiento por los derechos reproductivos.

En esa misma sección, que tiene como objetivo resaltar la fuerza, la creatividad y la influencia de la narración en Iberoamérica, el Premio Especial del Jurado fue para la argentina “El perro que no se calla”, de Ana Katz, mientras que el Premio Especial del Jurado por Actuación Destacada fue para la brasileña Thiessa Woinbackk, por la película “Valentina”.

En la categoría de Nuevo Cine Americano del SIFF, la coproducción de Estados Unidos y México “Hijo de Monarcas”, dirigida por Alexis Gambis y protagonizada por el actor mexicano Tenoch Huerta, logró el Premio del Gran Jurado “al ser una fascinante película sobre ciencia y espiritualidad con una imagen fresca de la experiencia entre México y Estados Unidos que disuelve las ideas convencionales sobre las fronteras”.

En el filme, después de la muerte de su abuela, un biólogo mexicano que vive en Nueva York, personaje que interpreta Tenoch Huerta, regresa a su ciudad natal en Michoacán y rodeado de majestuosos bosques se enfrenta a traumas del pasado y reflexiona sobre su identidad “híbrida”.

Los programadores del festival seleccionaron un programa ampliamente representativo de 220 películas procedentes de 69 países de producción, 56 por ciento de ellas dirigidas por mujeres y más del 70 por ciento actualmente sin distribución en los Estados Unidos.