Madrid, 5 de octubre (Ibercine).- Los organizadores de los Premios Quirino de la Animación Iberoamericana en colaboración con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) anunciaron hoy la creación del primer Festival de cine de Animación sobre discapacidad.

“Premios Quirino y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) unen fuerzas para promover, a través de la animación, la inclusión de personas con discapacidad en América Latina y el Caribe” informaron en un comunicado las dos organizaciones.

La cooperación entre el BID y los Premios Quirino se materializará en una gala que tendrá lugar el 8 de octubre titulada “Cortos de Encierro: Primer Festival de Animación sobre Discapacidad”.

Se trata de un programa que se celebrará en línea y en el que se exhibirán los cortometrajes finalistas del concurso organizado por el BID para reflexionar sobre los desafíos que enfrentan las personas con discapacidad en el “mundo post COVID-19”, precisó el comunicado.

El programa incluye la proyección de los “filminutos” finalistas más cuatro cortometrajes comisionados por el BID y realizados por creadores de Argentina, Colombia, México y Venezuela.

La lista de finalistas incluye obras de seis países: “Simulador de discapacidad” de Cristian Rios (Argentina), “Juntos en casa” de Psilo – José Azocar (Chile), “Rosa ” de Vilma Vargas (Ecuador); “Por un mundo inclusivo” de Coke Riobóo y Paula Lupiañez (España), “Travellers” de Jossie Malis (España en coproducción con Chile); “Barreras” de Sergio Flores (México), “Burbujas” de Sara Gutiérrez Jiménez (México) y “Ellas” de Oriana Silva y Ariana Rivas (Venezuela).

Un jurado integrado por expertos en la inclusión de personas con discapacidad y profesionales de la animación e industria creativa será el encargado de entregar el Premio BID al Mejor Corto. Además, se otorgará un premio elegido por votación del público.

En el concurso participaron personas de la región con obras de un minuto de duración (filminuto) que tuviesen al menos un 75% de animación, independientemente de la técnica utilizada.

La iniciativa surgió “como consecuencia de la pandemia, y ante la imposibilidad de organizar una conferencia presencial”. Debido a ello “el BID decidió apostar por el lenguaje audiovisual para que los contenidos de la reunión alcancen nuevas audiencias”.

“Se optó por la animación tomando en cuenta las posibilidades que ofrece para crear mundos distintos y buscar nuevas maneras de aproximarse a las barreras que enfrentan las personas que viven con una discapacidad” añadieron las fuentes.

Las obras estarán subtituladas en español y con lengua de señas internacional para promover la accesibilidad.